• El amor de las selvas
  •  
      Yo apenas quiero ser humilde araña
    que en torno tuyo su hilazón tejiera
    y que, como explorando una montaña,
    se enredase en tu misma cabellera.
     
      Yo quiero ser gusano, hacer encaje;
    dar mi capullo a las dentadas ruedas;
    y así poder, en la prisión de un traje,
    sentirte palpitar bajo mis sedas...
     
      ¡Y yo quiero también, cuando se exhala
    toda esta fiebre que mi amor expande,
    ir recorriendo la salvaje escala
    desde lo más pequeño hasta lo más grande!
     
      Yo quiero ser un árbol: darte sombra;
    con las ramas, la flor, hacerte abrigo;
    y con mis hojas secas una alfombra
    donde te hecharas a soñar conmigo...
     
      Yo quiero ser un río: hacer un lazo
    y envolverte en las olas de mi abismo,
    para poder ahogar con un abrazo
    y sepultarte en el fondo de mí mismo.
     
      Yo soy bosque sin trocha: abre el sendero,
    yo soy astro sin luz: prende la tea.
    Cóndor, boa, jaguar, ¡yo apenas quiero
    ser lo que quieras tú, que por ti sea!
     
      Yo quiero ser un cóndor, hacer gala
    de aprisionar un rayo entre mi pico;
    y así soberbio..., regalarte un ala,
    ¡para que te hagas de ella un abanico!
     
      Yo quiero ser una boa: en mis membrudos
    lazos ceñirte la gentil cintura;
    envolver las pulseras de mis nudos;
    y morirme oprimiendo tu hermosura...
     
      Yo quiero ser caimán de los torrentes;
    y de tus reinos vigilar la entrada,
    mover la cola y enseñar los dientes,
    como un dragón ante los pies de un hada.
     
      Yo quiero ser jaguar de tus montañas,
    arrastrarte a mi propia madriguera,
    para poder abrirte las entrañas...
    ¡y ver si tienes corazón siquiera...!